El Tribunal Reconoce Incapacidad Absoluta por Grave Patología Urinaria


El Tribunal Reconoce Incapacidad Absoluta por Grave Patología Urinaria

El caso que os explicamos hoy se ha ganado en el Juzgado de lo Social nº 2 de Granollers. El Juzgado de lo Social estimó nuestra demanda de incapacidad por grave patología urinaria.

El problema

Nuestra clienta era patronista textil. Ésta, además de padecer continuas infecciones y de haber sido intervenida en dos ocasiones, debía auto sondarse dada la incontinencia urinaria que padecía.

Lo cierto es que procedimiento de incapacidad fue iniciado en 2015, pero no fue hasta finales del 2017 cuando acudió a nuestro despacho a fin de que la pudiéramos representar en juicio dado a que confió que defenderíamos su caso debidamente al ser especialistas en este tipo de procedimientos.

Así fue, tras el estudio de su caso, pudimos llegar a la conclusión que la clienta era merecedora de una incapacidad permanente y que sus patologías no sólo eran invalidantes, sino que habían empeorado desde que inició el procedimiento. Además, habían aparecido nuevas patologías que sólo hacían que empeorar el grave estado clínico.

Sentencia judicial reconociendo incapacidad absoluta por grave patología urinaria.

Tras el cambio de abogado, acudimos a juicio a fin de defender los derechos de nuestra clienta.

Nuestras alegaciones únicamente se basaron en acreditar que debido a los continuos sondajes e infecciones urinarias, nuestra cliente no podía desarrollar un trabajo con los mínimos exigidos por lo que debía de ser reconocido la invalidez permanente absoluta.

La Magistrada del Juzgado nº 2 de lo Social de Granollers entendió que nuestra cliente padece una grave patología de mala evolución y que la limitaba para desarrollar todo tipo de actividad laboral, debido a que debía de ausentarse de la misma de forma continuada.

Esta fue su argumentación:

“[…] se aprecia que la demandante se encuentra limitada para el normal desempeño de las actividades no solo de su profesión habitual, sino de cualquier profesión. […]. Ello demuestra que a pesar del tratamiento seguido y tras más de dos años de evolución, la patología urinaria no ha sido curada, entendiéndose como agotadas las patologías terapéuticas con respecto a la misma y siendo incompatibles los síntomas con el desempeño normal y eficaz de cualquier profesión.”

En la actualidad nuestra clienta está cobrando su pensión por invalidez absoluta por grave patología urinaria.

Te adjuntamos la sentencia para examen:

abogados especialistas en derecho laboral, incapacidades y seguros